Cargando sitio web

Radio Parque




Agentes de la comisaría 7ª de CDE nuevamente denunciados por un violento procedimiento ilegal

Tres agentes de la comisaría 7ª, a cargo del comisario Teodoro Benítez, fueron denunciados ayer ante el Ministerio Público por una pareja que vivió momentos de terror en poder de los uniformados, que actuaron totalmente fuera de lo que dicta la Ley. Los policías persiguieron, interceptaron, maltrataron e incluso toquetearon a los denunciantes, quienes estaban en compañía de sus dos hijos menores que quedaron traumados tras el hecho. Según la denuncia, los agentes del orden, creían que las víctimas tenían “algo oculto” en el habitáculo del rodado. Luego de ser humillados, amenazados y torturados, la familia fue liberada. Este caso ocurrió el sábado último, pero existen otros hechos similares denunciados que increíblemente nunca tuvieron curso en la Fiscalía.

La denuncia fue presentada por Sergio Martín Villalba y Jessica Diana Leiva de Villalba que, el sábado, alrededor de las 16:00, circulaban a bordo de su automóvil Toyota IST, color plata, con matrícula HBE 825, sobre la avenida Fulgencio Yegros del barrio San José. En el asiento trasero estaban los dos hijos menores de la pareja S. R. V. L. (7) y A. M. V. L. (1). En un momento dado, fueron perseguidos por una patrullera policial con la inscripción “Móvil 70”, perteneciente a la comisaría 7ª del barrio San José de Ciudad del Este.

Los uniformados descendieron de la patrullera policial actuando con extremada prepotencia. Uno de ellos, que sería el suboficial Alci Ávalos, fue el que más los maltrató. Según la denuncia los policías en todo momento preguntaron qué llevaban dentro del auto, a lo que los ocupantes le respondieron que nada. Entonces los intervinientes empezaron a verificar el rodado. Para el efecto inclusive bajaron del brazo al hijo de la pareja, a quien trataron como a un delincuente. Luego de revisar minuciosamente el vehículo de los denunciantes y no encontrar nada, procedieron a revistar a Sergio, a quien incluso le metieron las manos en sus partes íntimas.

Pasaron 30 minutos y la pareja y sus hijos fueron llevados a la comisaría 7ª para que una agente la pudiera revistar, porque supuestamente “algo oculto” tenían.

Ya en la comisaría, Jessica Diana fue obligada a desnudarse y allí dijo que tenía dinero en efectivo, ante lo cual exigieron su exhibición, por lo que les mostró, pero les advirtió que no les iba a dar ni un solo guaraní porque no correspondía y que no habían cometido delito alguno.

Entonces, uno de los policías dijo en idioma guaraní: “entonces ipukuta la problema” (sic.). Luego de varias horas, y sin encontrar indicio alguno de lo que ellos sospechaban los intervinientes liberaron a los afectados, que vivieron los peores momentos de sus vidas en manos de presuntos profesionales que deberían velar por la seguridad de la ciudadanía, pero se limitan a salir a las calles a realizar procedimientos irregulares.



Te invitamos a ver más noticias


MAS NOTICIAS


La Nueva Radio Parque